Bienvenido(a)    Conectar ahora    Accesar  
image1
Menu
Pastoral Profética
Pastoral Familiar
Monaguillos
PASTORAL SOCIAL
Conexión


Catequistas : DIACONADO PERMANENTE, IV y última parte
Enviado por Yolanda Pérez Cervantes el 12/1/2009 5:50:00 (2540 Lecturas) Artículos del mismo redactor




El candidato a Diácono Permanente debe llenar un perfil que lo haga apto para recibir las Ordenes Sagradas, tendrá que prepararse con el estudio de diversas disciplinas a lo largo de cinco años.





¿Quién puede ser Diácono Permanente?

Antes que nada, el candidato debe llenar un perfil que lo haga apto para recibirlas Ordenes Sagradas

• Se pide a los solteros una edad mínima de 25 años y a los casados 35 con un mínimo de 10 de vida conyugal.
• Para ambos, no ser mayores de 56 años.
• Haber recibido los tres Sacramentos de Iniciación: Bautismo, Eucaristía y Confirmación.
• Ser un hombre de oración: Misa diaria, Confesión frecuente.
• Buena salud física y mental.
• Personalidad madura.
• Poseer condiciones de liderazgo.
• Probada capacidad de servicio.
• Nivel cultural proporcionado al ambiente de su ministerio.
• Madurez en la Fe, manifestada en su testimonio de vida y compromiso en la caridad.
• Experiencia en el trabajo apostólico.
• Familia armoniosa, bien integrada y abierta.
• Si es casado, la esposa deberá por escrito dar su consentimiento y poseer la madurez humana y cristiana, para colaborar en la vocación de su marido.
• Que los hijos puedan comprender y aceptar la situación.
• Gozar de buena fama y estima de la comunidad de donde procede.
• Estar exento de vicios.
• Apreciación favorable de su Párroco o de otros Sacerdotes con los cuales haya estado en contacto más directo.
• Espíritu de Comunión Jerárquica y de profunda fidelidad a la Iglesia.
• No tener compromisos que pudieran perjudicar la eficacia de su ministerio.
• Compromiso de una Formación continua.
• Los Diáconos casados deben ser, junto con sus esposas, ejemplo viviente de fidelidad e indisolubilidad del Matrimonio cristiano. Ambos deben apoyarse y ayudarse a crecer juntos en la vida espiritual.
• También el casado debe velar permanentemente por mantener un sano equilibrio entre las obligaciones propias de un padre de familia y el trabajo pastoral.
• Los Diáconos Permanentes, casados o solteros, fortalecidos por la Gracia Sacramental del Orden, deben ser un testimonio viviente en aquellos ámbitos donde normalmente trabajan.





Los estudios necesarios para ser Diácono

Como en el caso de los que aspiran al Sacerdocio, el candidato al Diaconado, tendrá que prepararse con el estudio de diversas disciplinas a lo largo de cinco años.


Las materias a estudiar comprenden la Biblia, Eclesiología, Moral, Liturgia, Espiritualidad, Derecho Canónico, Pastoral Juvenil, Vocacional, Penitenciaria y de la Salud, Pastoral de la Caridad, etc.


Sin ser tan amplios como los estudios que cursa un seminarista para el Sacerdocio, el Diácono recibe una preparación adecuada para el ministerio diaconal.






“Dignus est enim operarius mercede sua” Lc 10,7

Enviando Jesucristo a los 72 discípulos, de dos en dos, a las ciudades a donde El debía ir, les dijo: “Quédense en esa casa, comiendo y bebiendo lo que les den, porque el obrero merece su salario”.




¿De qué vive el Diácono permanente?


El “Directorio Nacional para el Diaconado Permanente” editado por la Conferencia del Episcopado Mexicano, establece las siguientes normas en el número 303:

“El Diácono Permanente gozará de la retribución adecuada según su condición, teniendo en cuenta los gastos que realice por sus servicios ministeriales, así como la naturaleza del oficio que desempeña y las circunstancias del lugar y tiempo, de manera que pueda proveer a sus propias necesidades y a la justa remuneración de aquellas personas cuyo servicio necesita y las necesidades de su familia, particularmente si es casado y dedicado plenamente al ministerio eclesiástico.

El Diácono Permanente que ejerza una profesión civil o que reciba una remuneración que no provenga de su ministerio, debe prever a su propias necesidades y las de su familia”.

Se hace por lo tanto una distinción entre aquellos que sirven “tiempo completo” y por lo tanto no tienen otras entradas que las que provienen del propio ministerio y aquellos que realmente no necesitan estipendios y sirven tan solo tiempos limitados en su parroquia.

En el número 306 se recomienda que “cuando se destine a un Diácono Permanente para que ejerza un ministerio estable o se le dé un oficio eclesiástico, se establezca por escrito con él un convenio sobre la forma en que va a ser remunerado o en donde se fijen la percepciones que va a obtener en razón de su servido”.

El Diácono Permanente, casado o soltero, tiempo completo o no, merece por su entrega total o parcial al ministerio, una remuneración adecuada.

Existe en algunas personas la idea de que los servicios de tipo religioso, deben ser gratuitos y se molestan y critican a la Iglesia en general y al clero en particular cuando se les cobra, por ejemplo, para un Matrimonio o un Bautismo, sin considerar no solamente los gastos que representa la administración de una parroquia, sino la supervivencia de los sacerdotes o de los diáconos.

Tanto el sacerdote como el diácono, “merecen su salario” porque “el que sirve al altar, del altar vive”.




Una vocación de servicio.


Jorge N. es Diácono Permanente en una parroquia del norte de la ciudad de México, casado y padre de tres hijos. Agente viajero de una importante compañía, durante la semana trabaja en toda la República, pero los fines de semana los dedica a la Pastoral Litúrgica en su parroquia: Bautismos, Presentaciones, clases de Liturgia, asistencia en la Eucaristía, predicación, etc...

Su esposa no solo está de acuerdo con la vocación diaconal de Jorge, sino que con él cursó todos los estudios diaconales, considerando que la vocación de servicio a la Iglesia es una meta común de ambos. Actualmente es coordinadora de la formación religiosa en una escuela particular.

Jorge no depende de su trabajo en la parroquia para vivir y su servicio, nacido del amor a la Iglesia, es absolutamente gratuito, pero reconoce que otros Diáconos, de acuerdo con las normas antes citadas y con los párrocos respectivos, perciben estipendios o sueldos porque “digno es el trabajador de su salario”.





Conclusión.


¡Qué bella vocación! ¡Cuánto bien hacen tos Diáconos Permanentes en el Pueblo de Dios! Quiera el Señor llamar a muchos hombres solteros o casados al servicio Diaconal en la Iglesia.

Si sientes el llamado del Señor a su servicio como Diácono, acércate a tu párroco, exponle tu inquietud. Él te ayudará a discernir tu vocación y te enviará con los encargados de atender a los candidatos al diaconado en la Diócesis.

“Mantengan viva la seguridad de que su vocación es divina, con una profunda visión de fe alimentada en la plegaria y en los sacramentos, especialmente en el sacrosanto misterio de la Eucaristía, fuente y cumbre de toda vida cristiana auténtica»



+ S.S. Juan Pablo II
Folletos E.V.C. # 257
RP. Pedro Herrasti, SM
1ª Edición 2005


Valoración: 10.00 (4 votos) - Valorar artículo -
Archivo adjunto: Diac. Francisco Silva.JPG 
Versión imprimible Enviar a un amigo Crea un documento PDF con el artículo


Otros artículos
3/1/2013 6:00:00 - Un grupo... solo para hombres.
13/7/2012 7:50:00 - ¿QUE ES PASTORAL DE LA SALUD?
29/11/2011 5:50:00 - ROSARIO DE AURORA
24/10/2011 6:10:00 - SEMANA DE LA FAMILIA
10/10/2011 6:20:00 - OCTUBRE, MES DEL ROSARIO
29/9/2011 11:40:00 - LA LIBERTAD
12/9/2011 13:00:00 - SEPTIEMBRE, MES DE LA PATRIA
12/9/2011 12:10:00 - FIESTA MEXICANA
20/7/2011 7:10:00 - COMIENZA NUEVA ETAPA DE MISION PARROQUIAL
6/6/2011 5:00:00 - PEQUEÑAS COMUNIDADES




Nuestra Parroquia en Fotografías
Nuestro Decanato Espíritu Santo
Radio

Necesitas Flash Player para ver este reproductor.

Gaudium
Titulares Católicos
Usuarios Conectados
2 usuario(s) en línea (2 usuario(s) navegando Artículos)

Registrados: 0
Invitados: 2

más ....